Dolores FC 6 - 3 Peñarol
11 Junio, 2016 - 20:00 @ Gimnasio Magnone
  • Resumen
  • Reporte del Partido
  • Multimedia
   Dolores FC

6 - 3

Peñarol   
Goles
Urraburu, Angel
Alineacion
Calacce, Bruno
Fradl, Federico
Suplentes
Noches que marcan. Las hay, en todo ámbito de la vida y más en el deporte. Para Dolores y la ciudad, a solo dos meses del tornado, sin dudas que la del sábado fue una jornada inolvidable. Y en cuanto a lo que marca, puede ser trascendente. Para Peñarol no. Fue una derrota más, la primera del año en una cancha difícil y que servirá para corregir errores. Para Dolores, significa un antes y un después en la corta historia del equipo de Soriano, que servirá de impulso para potenciar el proyecto que abrazan los de Soriano. Con más de 400 entradas vendidas de antemano, el Carlos Magnone se vistió de gala para recibir al puntero invicto del torneo, y para alentar al local, que también llegaba sin derrotas, y que con la victoria alcanzó el segundo lugar de la tabla de momento. ¿Las virtudes de Dolores? Quizás no sean tantas, pero sí el mérito de, en todos los aspectos del juego, hacer sencillo lo más difícil, minimizar los errores al punto tal de hacer un colectivo fuerte y por momentos indestructible. Porque enfrente estaba el aurinegro con todas sus figuras, ritmo y buen juego, que intentó, fue y fue, sin poder derribar nunca a un equipo que en defensa casi nunca quedó mal parado. Al comienzo el manya tuvo la pelota, buscando muchos tiros de afuera, tratando de localizar a Ordoqui por la banda zurda y controlando el partido sin problemas. Tras diez minutos de ‘tensa calma’, donde las chances de peligro no aparecían, Dolores empezó a preocuparse también por el arco de enfrente y avisó con un par de remates desviados de Nacho De León y Urraburu. Peñarol también empezó a exigir a Mernies, y casi abre el score con un notable zurdazo de Víctor Rodríguez que dio en el palo. Faltando 2’30” para el descanso Dolores halla su chance de comenzar ganando. Pelota larga por arriba que Fradl gana de cabeza entrando al área, Fernández le comete falta en la disputa del balón y Nisivoccia da penal. Raineri ejecuta con potencia y pone el 1-0 con el que se iría la primera mitad, ya sin nuevas opciones de gol. En el arranque del segundo tiempo Peñarol vuelve a subir la marca. Dolores respondía siendo vertical, jugando directo al pivot y complicando con la pelota larga cruzada al sector derecho de la defensa. Así marcó el primero y dos más se originarían de esa forma. Pero antes pasó de todo. A los 22’ el segundo del local, anotado por Guillermo De León, que se llevó la pelota casi de prepo tras apoyar con un compañero por el medio y definir ante la salida de Pescado. Peñarol en la recarga casi descuenta pero el tiro bajo de Víctor se fue lamiendo el palo. Un minuto más tarde, otra chance del Dolores, que no perdonaba cuando llegaba. Nacho De León apareció por el medio del área para puntear un pase al medio y colocar el 3-0, acción en la que la defensa aurinegra mostró un quedo importante. A partir de ahí vinieron los mejores minutos de Peñarol, que trabajó con paciencia y encontró en Laurino (ni bien ingresó) la vía para romper el cero. Giro por izquierda del ala internacional y definición al primer palo por el único lugar donde entraba la pelota. Dolores replegaba marcas y trataba de aguantar el vendaval, con un Raineri enorme en defensa y las tapadas de Mernies que comenzaban a resaltar. El segundo aurinegro nace de una jugada muy polémica, donde Raineri cae en la lucha del balón y le cobran una mano que no vimos, y que todos protestaron con vehemencia. En el tiro libre Ordoqui pasó al lugar exacto para Laurino y Dani sentenció el nuevo descuento. El tercero estaba al caer y cayó a los 31’, a través de un tremendo gol de Ordoqui. Todo empezó en una mala entrega de Urraburu desde el fondo, que quedó en los pies de un rival y posteriormente fue córner. Ahí mismo Peñarol jugó a la pasada con globo, Kelo dio demasiado espacio y no tuvo referencia visual del adversario, que justamente era el 10 aurinegro. Nico empalmó de volea y su derechazo se coló en el ángulo. 3 a 3 y la visita que agarraba viento en la camiseta. Pero Dolores no sintió el impacto, al revés, despertó del todo, reordenándose en defensa y sacudiendo al rival en un minuto y medio letal, de un cachetazo tras otro. Primero de sexta falta a los 32’30” (polémica sí, aunque dio toda la sensación que a Ordoqui le da en la mano sin querer cuando intenta acomodarse para rematar) con un puntazo seco de Kelo Urraburu que hizo estallar el gimnasio. Poco después el “Chuky” Mendoza metió el quinto, peleando una pelota por izquierda junto al Kelo y sacando un remate que se desvió y entró por el primer palo del golero. Ni medio minuto más transcurrió y apareció Ranieri, con un disparo rastrero de afuera que dio en la base del palo y se coló en el arco visitante. Apabullaba Dolores, Peñarol buscaba explicaciones de lo que había pasado en esa ráfaga de partido. De allí al final el dominio territorial fue carbonero, incluso jugando con Debat en 5 para 4. Lo hizo bien en líneas generales, encontrando varias posiciones de tiro nítido, pero se topó con un equipo que marcó notable. Raineri y Fradl redondearon un gran partido en defensa. Nacho y Guille De León también, con su silenciosa tarea, trabajaron un montón. Y de yapa, un arquero como Seba Mernies, que muy dolorido por un choque en el hombro, se hizo gigante. Tiros de afuera, de cerca y dos penales largos en los que ganó el duelo contra Ordoqui y Víctor. El “2” fue ovacionado por su gente. El final fue de festejo en grande. Los locales (sin Palaus, no olvidemos) voltearon a Peñarol, un equipo que venía con paso arrasador y era favorito. No jugó mal el aurinegro, pero fue superado en digna pugna por un conjunto que sorprende fecha a fecha. ¿Para qué estará este Dolores en lo largo del campeonato? Todavía no lo sabemos, pero por ahora, allá por Soriano, están de fiesta.
Patrocinadores

Reportar Error